Centro Nacional de Seguridad Nuclear  
line decor
  
line decor

 
 
Reseña Histórica del centro

CNSN

El Centro Nacional de Seguridad Nuclear (CNSN) fue creado el 30 de Noviembre de 1990 mediante la Resolución 27/90 del Secretario Ejecutivo de la entonces Secretaría Ejecutiva para Asuntos Nucleares (SEAN) perteneciente a la Comisión de Energía Atómica de Cuba (CEAC). Su inauguración se produjo el 17 de Marzo de 1991 cuando quedó abierta oficialmente la sede que hoy ocupa en una vieja casona remodelada ubicada en la calle 28 No. 504 en el Reparto Miramar en Ciudad de la Habana.

Los orígenes del CNSN se remontan a 1986 cuando los trabajos de construcción y montaje de la Central Electronuclear de Juraguá, primera de su tipo en Cuba y otras obras del Programa Nuclear cubano, comienzan a requerir una mayor supervisión y control estatal para garantizar la seguridad de esos proyectos. Se crea entonces un Grupo de Seguridad Nuclear que posteriormente se convertiría en un Departamento dentro del Centro de Protección e Higiene de las Radiaciones (CPHR) que sería el encargado de crear las bases para la organización e implementación de un sistema de regulación estatal de la seguridad nuclear en Cuba. Sus primeros integrantes fueron jóvenes graduados de especialidades nucleares en Cuba y los países del antiguo campo socialista que se dieron a la tarea de estudiar y aplicar las experiencias internacionales existentes en materia de regulaciones, inspecciones y licenciamiento así como la asimilación de metodologías de análisis de seguridad en los terrenos de la evaluación probabilista, los cálculos físico-neutrónicos y los análisis termohidráulicos como complemento a la gestión reguladora.

Los acuerdos firmados en 1986 con el Gosatomnadzor, órgano de supervisión estatal de la Unión Soviética, para la asesoría del naciente Órgano Regulador Cubano, dieron un impulso importante a la actividad reguladora en Cuba, que se materializó en la promulgación de normas de seguridad nuclear y del Decreto-Ley 98, primer instrumento jurídico cubano sobre supervisión estatal de la seguridad nuclear, la creación de los Órganos de Supervisión Estatal y su Consejo como estructura de organización nacional, la realización de la primera inspección integral a la CEN y la incorporación activa de Cuba en actividades regulatorias dentro del Programa Integral para el Progreso Científico-Técnico del CAME (PIPCT) así como en otras actividades internacionales promovidas por el OIEA. El auge de todo este período demostró la necesidad de crear un centro independiente dirigido específicamente a la seguridad nuclear, naciendo así la idea del Centro Nacional de Seguridad Nuclear, cuyo primer director fue el Ing. Andrés García de la Cruz.

En sus primeros años el CNSN continuó reorganizándose y logrando un mayor reconocimiento a nivel nacional e internacional. A mediados de 1991 se producen cambios en la dirección de la SEAN y se reorganiza la actividad en diferentes áreas decidiéndose concentrar en el CNSN toda la actividad reguladora en el ámbito nuclear, incorporándose de esta forma la regulación estatal de la seguridad radiológica de las fuentes de radiaciones ionizantes.

En 1992, el derrumbe del campo socialista va a tener un impacto significativo en el Programa Nuclear Cubano. Se produce la paralización temporal de los trabajos de construcción de la CEN Juraguá y la contracción de todas las actividades de desarrollo y aplicaciones nucleares en el país. El CNSN orienta sus esfuerzos en el ámbito nuclear a la supervisón de los trabajos de conservación de la CEN y la preservación del capital humano creado en este sector, convoca al Primer Taller Nacional de Seguridad Nuclear y refuerza su actuación reguladora sobre las prácticas con fuentes radiactivas en la compleja situación nacional.

En 1994 al producirse la reestructuración de los órganos de la Administración Central del Estado el CNSN va a conservar sus funciones formando parte del naciente Ministerio de Ciencias, Tecnología y medio Ambiente (CITMA).

Al arribar a su V Aniversario en 1996 el CNSN se encontró enfrascado en un programa de mejoras de la actividad reguladora, se trabaja en contratos con el OIEA relacionados con la tecnología de los reactores nucleares VVER y se ejecuta el primer proyecto de asistencia técnica del OIEA a Cuba en el campo de la seguridad (CUB/9/008) dirigido a crear capacidades técnicas y humanas para la realización de análisis de seguridad a centrales nucleares. En 1998 el centro asumió la organización del Congreso Regional de Seguridad Nuclear y Radiológica al cuál asistieron numerosos profesionales de Iberoamérica.

A mediados de 1998 el CNSN pone a disposición de la industria nacional parte de sus capacidades técnicas en un esfuerzo por contribuir a elevar los niveles de seguridad en diferentes sectores mediante la aplicación creadora de los enfoques y técnicas de seguridad procedentes del campo nuclear. Se inician así los primeros servicios de seguridad en instalaciones de Biotecnología, la industria Química y el petróleo. Se organiza el primer curso nacional sobre el Enfoque Integral de Evaluación de la Seguridad. La gran acogida de estos servicios y la creciente demanda de los mismos llevan a la creación de conjunto con la Empresa Inversiones Gamma de una Consultoría que va a materializarse en los primeros meses de 1999 bajo el nombre de ARIES, siglas que significan Administración de Riesgos y que permitirá en los años siguientes la realización de numerosos servicios, estudios de seguridad y cursos de capacitación a importantes empresas nacionales y extranjeras como la empresa PEMEX de México y REPSOL-YPF de España.

En 1998, ante la inminente paralización definitiva de la CEN Juraguá el trabajo del CNSN se reorganiza verticalizándose en dos direcciones: la actividad reguladora de la seguridad radiológica, enfocado a las prácticas con fuentes de radiación ionizante y los estudios de seguridad para la industria no-nuclear fundamentalmente. Se crean así dos Vicedirecciones: de Asuntos Regulatorios (VAR) y de Análisis de Seguridad (VAS).

En los años siguientes el CNSN consolida la actividad reguladora de la seguridad de las fuentes radiactivas tanto en su funcionamiento interno como en su proyección internacional. Se suscriben Acuerdos de Cooperación con la Comisión Nacional de Seguridad Nuclear y Salvaguardias de México y con el Consejo de Seguridad Nuclear del Reino de España, se organizan cursos regionales e internacionales, se coordinan proyectos ARCAL (Acuerdos Regionales de Cooperación para la Promoción de la Ciencia y la Técnica en América Latina y el Caribe) y el CNSN asiste como fundador a la creación del Foro Iberoamericano de Organismos Reguladores.

A partir de los años 2000 se inician las Conferencias Anuales Reguladoras (CAR) como vía para promover la cultura de seguridad mediante el intercambio al más alto nivel entre el órgano Regulador y los directivos de organismos y entidades con prácticas radiactivas.

Para su décimo aniversario, en el año 2001, el Centro ya mostraba una mayor madurez de su trabajo en el ámbito nacional e internacional. Se acometió un intenso programa de celebración que incluyó el otorgamiento por primera vez de un Sello Conmemorativo a destacadas personalidades nacionales y extranjeras por su contribución al CNSN. A finales de ese año el CNSN se integra a la Oficina de Seguridad Nuclear y Radiológica que agrupa a otros centros reguladores del CITMA.

El período del 2001 al 2005 el CNSN demuestra la solidez y el reconocimiento alcanzado por el Centro y sus especialistas. En el terreno legal sale a la luz la Ley Nuclear cubana con la promulgación del Decreto-Ley 2 No. 207, se coauspicia de conjunto con el Instituto Sueco de Protección Radiológica y el CPHR el Primer Ejercicio de Respuesta a Emergencias Radiológicas con Efectos Transfronterizos en Cuba. Expertos del centro son invitados por el OIEA a participar en más de 51 misiones de ese organismo en Guatemala, Costa Rica, México, Panamá, República Dominicana, El Salvador, Paraguay, Bolivia, Colombia, Perú, Brasil y Nicaragua. Para esa fecha siete de sus especialistas son acreditados con la categoría de Expertos del Organismo Internacional de Energía Atómica. En el 2004 el CNSN se somete a una revisión internacional por parte de un grupo de expertos del OIEA obteniendo buenos resultados que van a marcar el rumbo del trabajo del centro para los próximos años y que lo convierten en uno de los primeros organismos de su tipo en aceptar este tipo de evaluación internacional, que se producirá nuevamente, en el año 2007, como parte del seguimiento y la mejora continua que busca el CNSN en su actuación reguladora.

El CNSN ha continuado trabajando en los últimos años en el perfeccionamiento de su trabajo regulador en el país, en su contribución a proyectos internacionales en el marco del Foro Iberoaméricano de Organismos Reguladores, como los relacionados con la aplicación de Análisis Probabilistas de Radioterapia y Matrices de Riesgo a la Radioterapia, en su participación activa en proyectos y programas del OIEA así como en lo referente a los acuerdos suscritos con ese organismo en materia de salvaguardias.