GACETA OFICIAL DE LA REPUBLICA DE CUBA

EDICION ORDINARIA, LA HABANA, 27 DE MAYO DE 1997, AÑO XCV

Número 17          Página 264

 

CONSEJO DE MINISTROS

 

El Secretario del Consejo de Ministros y de su Comité Ejecutivo

 

CERTIFICA

Que el Comité Ejecutivo del Consejo de Ministros, haciendo uso de las facultades que le otorga la Ley, adoptó, con fecha 26 de abril de 1997 el siguiente:

 

ACUERDO

 

PRIMERO: Aprobar y someter a la ratificación del Consejo de Estado la Convención sobre la prohibición del desarrollo, la producción, el almacenamiento y el empleo de armas químicas y sobre su destrucción, con la siguiente:

 

DECLARACIÓN

 

El Gobierno de la República de Cuba declara, de conformidad con el artículo III, inciso iii de la Convención, que en su territorio se encuentra un enclave colonial, la Base Naval de Guantánamo, porción de territorio nacional cubano, sobre el cual, el Estado cubano no ejerce la jurisdicción que le corresponde, debido a su ocupación ilegal por parte de los Estados Unidos de América, en virtud de un tratado falaz y doloso.

 

En consecuencia, el Gobierno de la República de Cuba no asume responsabilidad alguna respecto de dicho territorio a los efectos de la Convención, pues desconoce si Estados Unidos ha instalado, posee, mantiene o tiene la intención de poseer armas químicas en el territorio cubano ilegalmente ocupado.

 

Asimismo, el Gobierno de la República de Cuba considera que le asiste el derecho de exigir que la entrada de cualquier grupo de inspección mandatado por la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas, para llevar a cabo en el territorio de la Base Naval de Guantánamo funciones de verificación previstas en la Convención, se realice por un punto de  entrada en territorio nacional cubano, a determinar por el Gobierno de Cuba.

 

El Gobierno de la República de Cuba, considera que en virtud de las disposiciones contenidas en el artículo XI de la Convención, la aplicación unilateral por un Estado parte de la Convención contra otro Estado parte, de cualquier restricción que limite u obstaculice el comercio, así como el desarrollo y promoción de los conocimientos científicos y tecnológicos en la esfera de la química para fines industriales, agrícolas, de investigación, médicos, farmacéuticos u otros fines no prohibidos por la Convención, sería incompatible con el objeto y propósito de la Convención.

 

SEGUNDO: Designar al Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente como autoridad nacional de la República de Cuba para la Convención sobre la prohibición del desarrollo, la producción, el almacenamiento y el empleo de armas químicas y sobre su destrucción, como organismo de la administración central del Estado encargado de organizar, dirigir, controlar y supervisar las actividades encaminadas a la preparación de la República de Cuba para cumplir con las obligaciones que contrae, dimanadas de su condición de Estado parte en la antes citada Convención.

 

TERCERO: El Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente será rector, en el territorio nacional, de todas las actividades relacionadas con el cumplimiento de las obligaciones a las que se refiere el apartado segundo y, a ese fin, tendrá a su cargo la organización, supervisión y control, según corresponda, de dichas actividades, en coordinación y con la cooperación de los órganos estatales y organismos de la Administración Central del Estado que así se determine por este Consejo de Ministros, su Comité Ejecutivo o resulte necesario a los fines del cumplimiento de compromisos internacionales derivados de esta Convención.

 

CUARTO: El Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente, en coordinación con el Ministerio de Relaciones Exteriores, está Encargado de todos los aspectos relacionados con la participación de Cuba en las actividades de la Comisión Preparatoria de la Organización Internacional para la Prohibición de las Armas Químicas, incluyendo la tramitación y ejecución de las actividades de dicha comisión.

 

QUINTO: Facultar al Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente para dictar cuantas disposiciones complementarias se precisen para garantizar el cumplimiento del presente acuerdo.

 

SEXTO: Aprobar, en anexo al presente acuerdo que a todos los efectos forma parte integrante del mismo, las disposiciones mínimas indispensables para su cabal ejecución hasta tanto se dicten con carácter definitivo las normas sobre la actuación y facultades de la autoridad nacional de la República de Cuba para la Convención sobre la prohibición del desarrollo, la producción, el almacenamiento y el empleo de armas químicas y sobre su destrucción una vez que dicha Convención sea ratificada por nuestro país.

 

Y para publicar en la Gaceta Oficial de la República se expide la presente certificación, en el Palacio de la Revolución, a los 26 días del mes de abril de 1997.

 

Carlos Lage Dávila

 


ANEXO

 

DISPOSICIONES PARA EL CUMPLIMIENTO DE LAS OBLIGACIONES QUE SE DERIVEN AL ENTRAR EN VIGOR LA CONVENCIÓN SOBRE LA PROHIBICIÓN DEL DESARROLLO, LA PRODUCCION, EL ALMACENAMIENTO Y EL EMPLEO DE ARMAS QUIMICAS Y SOBRE SU DESTRUCCION.

 

PRIMERO: Las presentes disposiciones tienen como objeto establecer:

a)     Las normas que preparen al país, en el ámbito nacional, para el cumplimiento de las obligaciones que contraiga la República de Cuba como Estado miembro de la Comisión Preparatoria de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas y signataria de la Convención sobre la prohibición del desarrollo, la producción, el almacenamiento y el empleo de armas químicas y sobre su destrucción.

b)     Las atribuciones y facultades que se confieren al Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente a los fines del cumplimiento de las obligaciones a las que se refiere el inciso a) de este apartado.

c)      Los deberes de los restantes órganos, organismos y otras entidades estatales, privadas y de capital mixto, asociaciones económicas internacionales y cualesquiera otras personas naturales y jurídicas nacionales o extranjeras, radicadas en el territorio nacional que exporten, importen, comercialicen, produzcan, transporten, transfieran, manipulen, almacenen o de cualquier forma utilicen las sustancias controladas en la Convención referida en el inciso a) de este artículo.

 

SEGUNDO: En caso de incumplimiento de las presentes disposiciones u otras vigentes en esta materia, se les exigirá la responsabilidad penal, laboral o administrativa, según corresponda, a las personas que incurran o sean responsables de tales conductas, así como a las instituciones o entidades les será exigible responsabilidad civil cuando se produzcan daños materiales.

 

TERCERO: A los fines del cumplimiento de las presentes disposiciones se entenderá como:

Ministerio: el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente.

 

Convención: la Convención sobre la prohibición del desarrollo, la producción, el almacenamiento y el empleo de armas químicas y sobre su destrucción.

 

Entidad sujeta a control: toda entidad estatal, privada o de capital mixto, persona natural o jurídica, radicada o con representación en el territorio nacional que exporte, importe, comercialice, produzca, transporte, transfiera, manipule, almacene o de cualquier forma utilice las sustancias comprendidas en la Convención y aquellas que por las actividades que realiza o las sustancias que manipula puede ser identificada como posible objeto de verificación.

 

Objeto de inspección: toda actividad desarrollada por una entidad sujeta a control vinculada a lo establecido por la Convención que puede ser identificada como posible objeto de verificación.

 

Objeto de inspección: toda actividad desarrollada por una entidad sujeta a control vinculada a lo establecido por la Convención que pueda ser susceptible de inspecciones nacionales de prueba.

 

Organización internacional: la Comisión Preparatoria de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas.

 

CUARTO: El Ministerio actuará como órgano rector y supervisor en el territorio nacional, de las actividades preparatorias relacionadas con el cumplimiento de las obligaciones a contraer por la República de Cuba como futuro Estado Parte de la Convención y, a ese fin, tendrá las atribuciones y funciones siguientes:

a)     Representar, en coordinación con el Ministerio de Relaciones Exteriores, a la República de Cuba ante la Organización Internacional, sus órganos y ante los demás Estados Partes en la Convención.

b)     Dictar y proponer, en su caso, las disposiciones que correspondan para el cumplimiento de las obligaciones que pueda contraer el Estado cubano como parte de la Convención.

c)      Organizar y supervisar la preparación nacional para cumplir y hacer que se cumplan las obligaciones que se contraigan por la República de Cuba como Estado miembro de la Organización Internacional y signatario de la Convención, y las disposiciones contenidas en la legislación cubana dictadas con tal finalidad.

d)     Establecer o proponer las medidas que correspondan para salvaguardar al Estado cubano en caso que sea objeto de medidas o acciones perjudiciales o discriminatorias en materia de transferencia de tecnología y de productos o sustancias químicas, velando porque nacionalmente no se incurra en similares acciones que puedan resultar en perjuicio de terceros.

e)     Elaborar, aprobar, comprobar y controlar, en coordinación con los organismos competentes, todas las informaciones que deba brindar el país a la Organización Internacional.

f)        Organizar y dirigir la realización de inspecciones nacionales de prueba a las entidades sujetas a control, de acuerdo con lo establecido en los apartados OCTAVO, NOVENO, DECIMO, DÉCIMOPRIMERO, DÉCIMOSEGUNDO Y DECIMOTERCERO de las presentes disposiciones.

g)     Organizar, conjuntamente con los órganos y organismos competentes, el proceso de selección y dirigir la preparación de los expertos cubanos que presente el país como candidatos para trabajar en la Organización Internacional.

h)      Analizar, en coordinación con los organismos competentes, toda la documentación procedente de la Organización Internacional y asimismo emitir, previa coordinación con dichos organismos, las recomendaciones o dictámenes que procedan en el marco de la Organización Internacional.

A este fin, distribuir entre los órganos y organismos que corresponda la información pertinente, solicitando los criterios, dictámenes, informes u observaciones en los términos que corresponda.

i)        Examinar los documentos elaborados por los Estados en el marco de la Organización Internacional en los asuntos de su competencia y, en coordinación con el Ministerio de Relaciones Exteriores y demás organismos que corresponda, proponer las acciones más convenientes que correspondan a tenor de las obligaciones que pueda contraer el país en los marcos de la Convención.

j)        Garantizar, en coordinación con los órganos y organismos competentes, la preparación técnico - profesional de los inspectores nacionales que se designen.

k)      Las restantes que resulten necesarias al ejercicio de las atribuciones y funciones que por las presentes disposiciones se establecen y cuantas otras se precisen para la mejor ejecución y cumplimiento de las obligaciones que pueda contraer el país en la Convención.

 

QUINTO: Los dirigentes de los organismos de la administración central del Estado, los órganos del Poder Popular y sus dependencias y empresas, así como de cualesquiera otras entidades estatales, así como los funcionarios ejecutivos de las entidades privadas, de capital mixto o cualquier forma de asociación económica internacional, personas naturales o jurídicas, nacionales o extranjeras radicadas en el territorio nacional, que exporten, importen, produzcan, comercialicen, transfieran, transporten, manipulen, almacenen o de cualquier otra forma utilicen las sustancias comprendidas en la Convención, son los máximos responsables del cumplimiento de lo dispuesto en las presentes disposiciones con independencia de la acción supervisora que en tal sentido ejerza el Ministerio con respecto a estas obligaciones.

 

SEXTO: Las entidades sujetas a control, en relación con las actividades previstas en estas disposiciones, tendrán las obligaciones y deberes siguientes:

a)     Mantener estrechas relaciones  de trabajo y cooperación con el Ministerio en las actividades y tareas previstas por la Organización Internacional, la Convención y el presente Acuerdo.

b)     Establecer un Sistema de Contabilidad y Control de las sustancias comprendidas en la Convención, en el término más breve posible.

c)      Brindar, dentro de los términos establecidos, las informaciones que solicite el Ministerio relacionadas con el cumplimiento de las disposiciones contenidas en el presente Decreto, las restantes disposiciones complementarias o las referidas a la Convención.

d)     Informar al Ministerio la fecha de arribo al país de cualquiera de las sustancias comprendidas en la Convención.

e)     Permitir, facilitar y participar en las inspecciones nacionales que se realicen en su ámbito de competencia, en virtud de lo dispuesto en la legislación vigente y en la Convención.

f)        Facilitar los equipos, instrumentos y datos de los análisis de laboratorio de sus entidades que sean necesarios, así como el personal calificado que se requiera para llevar a cabo pruebas o trabajos específicos relacionados con las inspecciones nacionales de prueba.

g)     Garantizar el personal que realiza las inspecciones nacionales de prueba los medios de protección necesarios en las labores que habitualmente realiza.

h)      Hacer cumplir a las organizaciones y al personal que se le subordine, las disposiciones establecidas por el Ministerio o por los organismos competentes en relación con las distintas actividades referidas a las sustancias comprendidas en la Convención.

i)        Realizar inspecciones, dentro del ámbito de su competencia, para determinar el grado de cumplimiento de las obligaciones establecidas en el presente Acuerdo y demás disposiciones relacionadas con la Convención.

j)        Mantener actualizada la información sobre los  resúmenes de existencia, transferencia, producción, almacenamiento y consumo de sustancias controladas por la Convención, así como con respecto a su importación y exportación, comunicando al Ministerio toda la que al  respecto resulte pertinente.

k)      Informar la Ministerio, dentro del término de las 24 horas siguientes a su conocimiento, cualquier suceso relacionado con el cumplimiento de las presentes disposiciones complementarias y demás disposiciones relacionadas con la Convención.

l)        Cumplir los planes de medidas dictados por los inspectores designados por el Ministerio dentro de los términos que se establezcan en cada caso.

 

SEPTIMO: Los órganos, organismos y entidades estatales tendrán además, la obligación de dictar las disposiciones internas que resulten necesarias al cumplimiento de las presentes disposiciones, en coordinación con el Ministerio y los demás organismos competentes.

 

OCTAVO: Las inspecciones nacionales de prueba se realizan por los Inspectores designados por el Ministerio con arreglo a lo dispuesto en las presentes disposiciones y en la legislación vigente en todo aquello que resulte de aplicación.

Estas inspecciones nacionales de prueba tienen como objetivo la preparación del país para el cumplimiento de los compromisos que debe asumir al ratificar la Convención, una vez que entre en vigor.

 

NOVENO: Las inspecciones que se realicen en las entidades sujetas a control tendrán como objetivo comprobar:

a)     La veracidad de las declaraciones formuladas al Ministerio.

b)     La no realización de actividades prohibidas por la Convención.

c)      El cumplimiento de las medidas establecidas para la exportación, importación, comercialización, transferencia, producción, transportación, manipulación, almacenamiento o cualquier forma de utilización de las sustancias comprendidas en la Convención.

d)     El cumplimiento de lo dispuesto en relación con el tratamiento de la información clasificada.

 

DECIMO: Los inspectores nacionales designados por el Ministerio tendrán acceso a cualquier centro o instalación de las entidades sujetas a control y a cualquiera otra entidad vinculada a la materia objeto de la Convención, así como podrán solicitar y tener acceso a toda la información que resulte necesaria al cumplimiento de sus funciones.

 

DÉCIMOPRIMERO: El Ministerio establecerá los términos y procedimientos para la realización de las inspecciones nacionales de prueba y el control de los objetivos e inspección.

 

DECIMOSEGUNDO: En todos los casos el Ministerio dará cuenta de la medida impuesta al jefe del órgano u organismos del que dependa la entidad sujeta a control.

 

DECIMOTERCERO: Los órganos estatales así como los organismos de la administración central del Estado podrán proponer al Ministerio la designación de sus cuerpos de inspectores a los fines del cumplimiento de lo dispuesto en el inciso j) del apartado CUARTO de estas disposiciones.

El Ministerio, en coordinación con dichos órganos y organismos, garantizará el sistema de capacitación y preparación de dichos inspectores a los fines de su habilitación como tales.

 

DECIMOCUARTO: Facultar al Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente, para dictar las disposiciones que resulten necesarias al cumplimiento de las presentes disposiciones y de las obligaciones que se contraigan por la República de Cuba como Estado Parte de dicha Convención.

 

DECIMOQUINTO: Toda la información que se emita así como todos los documentos que se elaboren, reciban o tramiten en los órganos estatales, organismos de la administración central del Estado, entidades estatales y por el Ministerio que constituyan información clasificada, según lo dispuesto por la Organización Internacional, estarán sujetos a la legislación vigente en materia de Secreto Estatal.

 

DECIMOSEXTO: El Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente establecerá un sistema nacional de control de las sustancias comprendidas en la Convención, así como de la realización de actividades de exportación, importación, comercialización, transferencia, producción, transportación, manipulación, almacenamiento, o cualquier forma de utilización de las sustancias comprendidas en la Convención, con vistas a crear las bases para el sistema de licenciamiento y otros permisos para dichas actividades, con independencia de los que concedan otros órganos y organismos y en coordinación con éstos.

Asimismo, dicho Ministerio establecerá las medidas que corresponda para compatibilizar ese sistema de licenciamiento con otras licencias ya concedidas para las sustancias comprendidas en la Convención, cuyos listados se anexan a las presentes disposiciones.