Discurso de Elba Rosa Pérez Montoya, Ministra del CITMA en la XI Convención Internacional sobre Medio Ambiente y Desarrollo

"Los problemas que tendrá el mundo del futuro: alimentación, crecimiento descontrolado de la población, contaminación, problemas energéticos, escasez de recursos naturales,… sin un verdadero clima de paz en el mundo, esos problemas ni siquiera empezarían a resolverse”, así afirmo la Ministra del CITMA en la sesión inaugural de la Convención.....

Ulises Rosales del Toro, Vicepresidente del Consejo de Ministros,

Comandantes Guillermo García Frías y Julio Camacho Aguilera,

Estimado José Ramón Fernández,

Representantes del Cuerpo Diplomático acreditado en Cuba,

Invitados e invitadas,

Distinguidas Delegadas y Delegados:

Deseo transmitirles nuestra satisfacción por contar con ustedes en esta oncena edición de la Convención Internacional de Medio Ambiente y Desarrollo.

Este importante evento científico se desarrolla en momentos de fuertes tensiones internacionales, que hacen más vigente que nunca el pensamiento del líder histórico de la Revolución Cubana Fidel Castro Ruz, quien expresó en las conclusiones del Segundo  Periodo Ordinario de Sesiones de la Asamblea Nacional del Poder Popular, el 24 de diciembre de 1977 lo siguiente, y cito:

“Los problemas que tendrá el mundo del futuro: alimentación, crecimiento descontrolado de la población, contaminación, problemas energéticos, escasez de recursos naturales,… sin un verdadero clima de paz en el mundo, esos problemas ni siquiera empezarían a resolverse”.

Las guerras que hoy destruyen el medio ambiente, los actos de terrorismo en sus diferentes manifestaciones, los llamados Golpes de Estado blandos, el éxodo de cientos de habitantes hacia otras latitudes y la agudización de los efectos del cambio climático, corroboran la urgencia de atender estos temas para salvar al bien más preciado de la humanidad: el hombre.

Un informe de la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura asegura que será difícil acabar con el hambre para el 2030, porque se encuentra en peligro la capacidad de la humanidad para alimentarse debido al aumento de las desigualdades, las crecientes presiones sobre los recursos naturales y las consecuencias del cambio climático.

La producción alimentaria y el crecimiento económico en algunas latitudes han tenido un alto costo para el ambiente, al aumentarse la deforestación, la degradación de los suelos y las emisiones de gases de efecto invernadero.

Debido a la sequía y a la desertificación cada año se pierden 12 millones de hectáreas de tierra cultivable (23 hectáreas por minuto), donde se podían haber obtenido 20 millones de toneladas de granos. Casi 800 millones de personas no tienen acceso a agua potable.

La temperatura promedio global del planeta, que incluye las superficies terrestre y oceánica, ha alcanzado su récord más alto en 2016, de 14.8 °C.

Se calcula que 22.5 millones de personas son desplazadas anualmente por catástrofes climáticas o meteorológicas, y se espera que estas cifras aumenten en el futuro.

Aproximadamente 7.3 millones de hectáreas de bosques son destruidas cada año, principalmente en los trópicos. Los bosques tropicales solían cubrir aproximadamente el 15 por ciento del área terrestre del planeta, en la actualidad no sobrepasan el 6 o 7 por ciento.

Se estima que, cada año, unas 9.1 millones de toneladas de plástico pasan directamente de la tierra al mar, miles de mamíferos marinos mueren a consecuencia del plástico y el 80 por ciento de las aves marinas lo han ingerido alguna vez. Las imágenes de las gigantescas islas de plástico flotante son sólo la punta del iceberg de los miles de millones de microfragmentos de este material, casi indestructible, que se acumulan en el fondo de los océanos. El plástico es ya parte de un ecosistema marino gravemente amenazado.

Las temperaturas muy cálidas de los océanos han contribuido a un importante blanqueamiento de los corales y a la mortalidad de estos en muchas aguas tropicales, con impactos en las cadenas alimentarias marinas, los ecosistemas y las pesquerías.

En este escenario internacional y a pesar del injusto bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos, nuestro país ha mantenido una sistemática atención a los temas ambientales, priorizando la formación de los recursos humanos encargados de esta tarea; consolidando las investigaciones y aportando sus resultados para la toma de decisiones oportunamente.

Cuba mantiene sus principios de igualdad y derechos y su batallar internacional incesante por la justicia, la paz, y una especial atención a la protección y conservación del medio ambiente sin renunciar a su desarrollo, cuya piedra angular la constituye el uso racional de nuestros recursos naturales.

Como constatación fehaciente de la importancia que otorgara nuestro indiscutible líder histórico a lo que consideró la mayor amenaza que enfrenta hoy la humanidad, los efectos negativos del cambio climático; recientemente fue aprobado el Plan de Estado para el Enfrentamiento al Cambio Climático, conocido como “Tarea Vida”.

Esto es una muestra de voluntad política y relevancia que concede la dirección del Gobierno cubano a la protección del medio ambiente, en contraste con algunas posiciones internacionales que se apartan de los esfuerzos globales por salvaguardar nuestro planeta de las amenazas del cambio climático.

Compañeros y compañeras,

En Cuba hemos aprobado recientemente la Conceptualización del modelo económico y social cubano de desarrollo socialista, las bases del Plan Nacional de Desarrollo Económico y Social hasta 2030 propuesto y los Lineamientos actualizados de la Política Económica y Social del Partido. En todos se contemplan varias direcciones de trabajo en materia de medio ambiente que trazan las líneas estratégicas y permitirán dar continuidad al actual trabajo que estamos realizando durante muchos años.

Esta Convención acogerá la realización de 6 Congresos, 3 Simposios y 2 Coloquios en diversas temáticas medioambientales. Todos ellos constituirán un magnífico espacio para el intercambio de conocimientos y experiencias entre todos los presentes, y lo más valioso: ampliar la fraternidad y solidaridad humana como elementos esenciales para la conservación del medio ambiente.

No olvidemos nunca que sobre nosotros recae la responsabilidad de asegurar un planeta sano para las actuales y futuras generaciones y tenemos que luchar, conscientes de que la tarea de protección del medio ambiente es compleja y no está exenta de retos y  dificultades.

Sólo me resta felicitar a todos los que día a día contribuyen con su obra a lograr el necesario equilibrio entre desarrollo y medio ambiente.

A todos le damos nuestra bienvenida y les deseamos muchos éxitos en sus presentaciones y debates.

Bienvenidos a Cuba.

Muchas gracias.

citmaCopyright 2015 © MEDIOAMBIENTE.CU.

    Ultima Actualización: Miércoles 15 Noviembre 2017.