Humedales en Cuba, privilegio de Ciego de Ávila

Los humedales constituyen ecosistemas valiosos por los recursos naturales que aportan a la economía y a la sociedad.

Uno de los más importantes en Cuba es el Humedal del Norte de Ciego de Ávila, ubicado en el territorio de igual nombre, y considerado cuna de diversidad biológica y fuente de agua y alimento de la que innumerables especies vegetales y animales dependen para subsistir.

Este lugar es de interés internacional al poseer la categoría de sitio Ramsar y comprende la mayor parte de la costa, los cayos adyacentes a la zona y unos 40 kilómetros hacia el interior de la provincia.

Abarca a los municipios de Morón, Chambas, Ciro Redondo, Bolivia y Primero de Enero, cinco de los 10 con que cuenta Ciego de Ávila.

En ese reservorio existen las lagunas La Leche, la mayor de su tipo natural en Cuba, y La Redonda, ambas alimentan las cuencas subterráneas de la zona.

Entre los atractivos de este entorno destacan la amplia biodiversidad marina y terrestre que guarda y tres áreas protegidas: la reserva ecológica Centro-Oeste de Cayo Coco y los refugios de fauna El Venero y la Loma de Cunagua.

Allí más de 20 mil aves acuáticas encuentran cobija y sustento, como los flamencos rosados, los pelícanos, las corúas y algunas consideradas raras, como la yaguasa criolla y el pato Bahamas.

También sus áreas, caracterizadas por formaciones boscosas y manglares, resguardan a cotorras, negritos, azulejos, pájaros carpinteros y a la segunda mayor población de grullas en el país.

En Loma de Cunagua habitan igualmente la paloma barbiquejo y la gallinuela escribano, dos aves con poca presencia en la Isla.

El Gran Humedal de Ciego de Ávila posee, además, un centro de cría del cocodrilo americano, con más de 800 ejemplares, que al alcanzar su estado de adultez, son liberados al medio natural para su desarrollo.

Dentro de la zona se encuentra Jardines del Rey, uno de los principales polos turísticos cubanos, que sobresale no solo por sus excelentes playas sino también por la riqueza de su plataforma marina y sus valores paisajísticos.

Por su importancia para el abastecimiento de agua dulce con fines domésticos, agrícolas o industriales, en el humedal avileño se desarrollan acciones de mantenimiento y explotación de una manera sostenible y los planes se ejecutan a través de un enfoque integrado e interdisciplinario.

Para que este sitio siga con su gran diversidad biológica y propicie la vida, cuidarlo, es responsabilidad de todos.

Fuente: AIN

citmaCopyright 2015 © MEDIOAMBIENTE.CU.

    Ultima Actualización: Miércoles 15 Noviembre 2017.