Mediciones de polvo del Sahara pudieran aprovecharse más en Cuba

Las mediciones que se realizan en Cuba sobre la presencia de aerosoles atmosféricos, en su mayoría relacionados con el traslado del polvo del desierto africano del Sahara hacia la zona del Caribe, pudieran ser más aprovechadas en diversos campos socioeconómicos en el país.

Aunque el fenómeno suele asociarse con el incremento de enfermedades respiratorias y perjuicios para la agricultura, Juan Carlos Antuña, investigador titular del Grupo de Óptica Atmosférica  de Camagüey (GOAC) del Centro Meteorológico de la provincia, comentó que en Cuba todavía no se ha publicado una conclusión científica al respecto.

A propósito de recientes reportes en medios internacionales sobre el arribo de esas partículas a la región, que se intensifica en los meses de junio, julio y agosto, la ACN conversó con él y otros especialistas de ese grupo, donde se estudia el comportamiento de los aerosoles atmosféricos desde la década de 1990.

En países cercanos, como Puerto Rico, existen investigaciones publicadas que relacionan daños bronquiales con la presencia del polvo del Sahara en la atmósfera, por lo cual algo similar pudiese ocurrir en Cuba, pero aún no se ha probado, expresó Antuña.

Las mediciones realizadas por el GOAC pudieran ayudar a la rama médica en ese sentido, aclaró.

Artículos recientes del sitio web Cubadebate, referencian que ese polvo contiene hierro, sal, sílice y otros compuestos minerales, además de contaminantes orgánicos persistentes, virus, hongos, bacterias y ácaros patógenos, capaces de dañar al hombre, las plantas y los animales.

Por otra parte, el especialista camagüeyano refirió también las posibilidades de colaboración, aún inexplotadas, en materia energética, pues el país apuesta por la generación a partir de paneles fotovoltaicos, y la presencia de aerosoles es uno de los factores que incide en el apantallamiento de la radiación solar.

A raíz de las inversiones que a mediano y largo plazo se perfilan para el desarrollo de parques solares, el GOAC ha presentado a la Unión Nacional Eléctrica proyectos para la optimización en cuanto a la ubicación de esos enclaves y la limpieza de los paneles cuando los aerosoles llegan a acumularse sobre ellos.  Antuña especificó que hasta el momento, esas propuestas no han sido aprobadas.


El GOAC, antes denominado Estación LIDAR Camagüey, contaba  con el  único radar láser LIDAR de tecnología soviética que se instaló en Cuba, posee actualmente también el único fotómetro solar existente en la Isla, instrumento capaz de realizar la medición de la radiación solar y verificar la presencia y el volumen de aerosoles atmósfericos. 

Fuente: AIN

citmaCopyright 2015 © MEDIOAMBIENTE.CU.

    Ultima Actualización: Miércoles 15 Noviembre 2017.