Ciénaga de Zapata: equilibrio entre el hombre y la naturaleza

Una defensa del necesario equilibrio entre el hombre y la naturaleza constituye el proyecto “Transformación para el desarrollo local de pequeños grupos comunitarios en la Reserva de Biosfera Ciénaga de Zapata”, el mayor y mejor conservado humedal del Caribe insular.


En una región tan paradisíaca como remota de la geografía cubana, situada a unos 180 kilómetros al sureste de La Habana, la iniciativa permite educar a sus moradores para hacer uso sustentable de los recursos de su entorno, en las comunidades de Pálpite, Soplillar, Playa Larga, La Ceiba, Helechal y Bermejas.


Al decir de Leyaní Caballero, responsable del proyecto en el humedal, contribuye a orientar formas de empleo en áreas como agroecología, artesanía y pesca, además de la capacitación en talleres de diseño y gestión de otros planes de desarrollo local.


En el también municipio más extenso y menos poblado de Cuba, se proporcionan conocimientos y recursos básicos a jóvenes desempleados, amas de casa, arrendatarios y otros habitantes vinculados a la iniciativa, que cuenta con  inanciamiento de una organización no gubernamental suiza.


Incluso en los sitios menos pensados despierta la creatividad popular, como en el caso del hoy Jardín Orquídeas del Humedal, también conocido como El Patio de Tica, donde se fomenta la producción y venta de flores exóticas, varias de ellas endémicas cubanas.


Generar empleo es un objetivo clave, por ello, nuevos espacios son aprovechados por el turismo. Los artesanos no estatales contribuyen al diseño de cartelería para la promoción de negocios y los productores agroecológicos resultan contratados por la hotelería local para la venta de sus mercancías.


Gracias a este proyecto- amparado por el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (CITMA)-, personas de edades comprendidas entre los 35 y los 57 años se convierten en beneficiarios, y promotores de un modo de vida amigable con el medio ambiente.


La importancia de compatibilizar el desarrollo socioeconómico con los fines conservacionistas, se comprende mejor al contemplar el florecimiento creciente de la Ciénaga de Zapata gracias al auge de las diferentes formas de gestión no estatales.


En el vasto humedal con 738 mil 482 hectáreas que alberga las míticas arenas de Playa Girón, donde el pueblo derrotó la invasión mercenaria en abril de 1961, se multiplican esfuerzos por preservar la amplia biodiversidad, de la cual depende la calidad de vida de los seres humanos.

 

Fuente: ACN

citmaCopyright 2015 © MEDIOAMBIENTE.CU.

    Ultima Actualización: Miércoles 15 Noviembre 2017.