El Niño dice adiós

El evento El Niño/Oscilación del Sur (ENOS) continuó declinando durante junio y las condiciones neutrales retornaron en el oceáno Pa­cífico ecuatorial, al desaparecer las anomalías cálidas de la temperatura superficial del mar que imperaron allí a partir del segundo trimestre del pasado año.

Para Cuba la influencia de ese complejo pro­ceso de interacción oceáno-atmósfera contribuyó a que el 2015 fuera el año más cálido registrado en el país desde 1951, y a la ocurrencia de un periodo seco (noviembre 2015-abril 2016) con lluvias por encima de lo habitual, al reportarse un promedio nacional de 414,7 milímetros, el 124 % de la media histórica.

Resulta oportuno mencionar que el mayor peso de ese acumulado recayó en las precipitaciones del trimestre noviembre, diciembre y enero, pues en febrero y marzo llovió mucho menos de lo esperado. Afortunadamente tam­poco en esos dos meses tuvieron lugar otros efectos que de manera general suelen ocasionar los ENOS con rango de fuerte, como son los brotes de tormentas eléctricas severas, e inundaciones costeras de notable magnitud.

Para Cuba la influencia de ese complejo pro­ceso de interacción oceáno-atmósfera contribuyó a que el 2015 fuera el año más cálido registrado en el país desde 1951

Según refleja el Boletín de la Vigilancia del Clima correspondiente al sexto mes del calendario, emitido por el Centro del Clima del Ins­tituto de Meteorología, la mayoría de los mo­delos sugieren ahora el comienzo de un evento La Niña o AENOS (enfriamiento de las aguas oceánicas en esa propia región de la geografía mundial) a partir de septiembre.

Como se ha observado en anteriores ocasiones, la presencia de La Niña es un factor que tiende a incrementar la actividad ciclónica en la cuenca del Atlántico tropical por encima de lo normal. Veremos si ocurre así sobre todo en­tre agosto y octubre.

Fuente: Juventud Rebelde

citmaCopyright 2015 © MEDIOAMBIENTE.CU.

    Ultima Actualización: Miércoles 15 Noviembre 2017.